Camino a la alteridad


…como si se tratase de un ritual de toda una vida caminé hasta mi habitación, busqué una aguja, le sonreí una vez más al volumen de Sábato y me dirigí a la cocina.
Lo que más me dolió fue no poder ver más a mi niña.

Camino a la alteridad.mp3

La hipótesis

Pensamos en el futuro. Pensamos en el pasado – recordamos. Creo que una de las cosas que nos hace distintos momento tras momento es el cambio de la frecuencia e intensidad de estos pensamientos.

Hoy, a medida que avanzo, miro más hacia adelante que hacia atrás, por esta razón hice una hipótesis de vida, de visión de vida:

Visión XL

A medida que crecemos se incrementa nuestra visión del futuro, vemos menos hacia atrás hasta cierto punto donde el pasado empieza a cobrar importancia nuevamente. Repentimanente, quizás paulatinamente los pensamientos empiezan a mermar. En la muerte todo tiende al infinito.

Le llevé mi hipótesis a Gerry Weil y le pedí que hiciera la suya:

Visión GW

Interesante.

Nuestras miradas, nuestros rituales, tu habitación y descanso, Sobre héroes y tumbas, Gerry y yo cambiamos junto a todo lo que pueda ser recordado, visualizado e inesperado.

Visión inicial

“Mientras el camino a la alteridad suena sin cesar, me levanto junto a un día normal, intento no pensar en ciertas cosas y luego de pensarlas sigo mi camino.

Impaciente por llegar al final, algunas veces intento acelerar el paso. Si el esfuerzo es en vano, nunca lo sabré. Siempre seré otro.

Me gusta ver el camino de regreso, aunque no me sorprenda saber que no hay. Me imagino las distancias recorridas y el comienzo parece infinito, tan cerca que está.”

La conclusión

Antecedentes

Basada en el libro El camino de la alteridad de Antonio López Ortega es parte de Escritorio y de la primera compilación nunca editada de rock en Venezuela de Gozadera Records.

¿Cuál es tu hipótesis?

One comment

  1. La vida describe una parábola, donde se cruzan el nosotros y el yo, haciendo que la infancia y la vejez sean similares en el sentido puramente egoista. El futuro no existe en los extremos de la vida. Solo el ayer y el hoy, que a fin de cuentas también es ayer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s