El Vuelo de la Tortuga


“…ahora sé que ella no fue fugitiva ni sombría,
era un mensaje del sol.”
G.K. Chesterton, Autobiografía

Los vientos, uno a uno, comienzan a mostrarse. Se mueven las sombras bajo su voz. Y ella, detenida, de pie, escucha la brisa golpear árboles, montañas, piedras y animales. Escucha la brisa golpear sus oídos.

Mientras contempla espera.

Llegado el momento se deja caer sobre el aire y, suspendida en él, el tiempo se detiene.

Nunca la vi volar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s