Contra Gotas


No escuchaba absolutamente nada. Sólo veía gota tras gota golpear su mano sin producir sonido alguno.
Cerró los ojos y agudizó sus sentidos tanto como pudo. A lo lejos parecía percibir algo.
Otras gotas caían sobre él. Abrió los ojos y se sorprendió al ver que, poco a poco, se volvía líquido.
Sus transparentes manos esperaban en silencio. Volvió a cerrar sus ojos.
Escuchó algún instrumento que olvidó de inmediato. Miró su cuerpo y se recordó de carne y hueso.
Comenzó a escuchar el agua correr sobre él. Sobre su piel, sobre sus venas, sobre sus oídos, sobre su ser. Cerró una última vez sus ojos.
Sintió brillo. Nacía el sol.
Luego escuchó silencio.
Ya él comenzaba a gotear.

Gotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s